El sexo ayuda a reducir el estrés

Ya se sabe que el sexo no nos hace adelgazar, pero, ¿ayuda a bajar el estrés?

En el Instituto de Neurociencia de la Universidad de Princeton (EE UU), se han realizado unos estudios muy reveladores.

Las pruebas realizadas en roedores dieron por resultado que una relación sexual ocasional, aislada, acaba por aumentar a corto plazo el nivel de cortisol (la llamada hormona del estrés).

¿Eso explicaría porque algunas personas luego de determinada edad huyen de las experiencias sexuales “de una noche”? Quizás…

Sin embargo, en cuanto se aumenta la frecuencia de las relaciones sexuales, varias veces al día durante dos semanas, los niveles de cortisol descienden de manera drástica.

Como si eso fuera poco, también se produce neurogénesis, es decir que practicar sexo con asiduidad tendría el efecto de crear neuronas nuevas, así como de incrementar el número de conexiones entre las células nerviosas.

También colabora con un descenso dramático en los niveles de ansiedad.

Cuando se llega al clímax sexual nuestro cuerpo libera una gran carga de endorfinas.

Las endorfinas son conocidas como las “moléculas de la felicidad”. Son péptdidos opioides endógenos, producidos por la glándula pituitaria y el hipotálamo, que actúan como neurotrasnmisores.

Se segregan en situaciones tales como el ejercicio físico, consumo de comida picante, de chocolate…y especialmente cuando nos enamoramos o cuando tenemos un orgasmo.

Sus efectos son similares a los de un opiáceo, es decir, bajará nuestra tensión arterial, favoreciendo nuestra circulación sanguínea, colaborando en la obtención de una sensación de bienestar general.

Es por eso que no sentimos tan relajados luego de una experiencia sexual.